viernes, 13 de marzo de 2015

Primeros delirios

¿Delirios de grandeza? ¿Ansias de superación? ¿O simplemente un caso perdido de personalidad múltiple?


—Puede que alguno se pregunte por qué el título del inicio es “historias y delirios”. Puede que en realidad haya pasado desapercibido, pero igual me gustaría explicarlo. La cuestión es que no quería que este blog sea solo para colgar historias, sino también para compartir otras cosas, que aunque suenen locas o raras, bueno… yo soy un poco rara, así que… soy de delirar seguido.

—Este blog ya es un delirio.

—¿Perdón?

—Digo que haber arrancado con este blog es un completo delirio. No tenemos tiempo de ponernos a llevar un blog.

—Ya expliqué en “Este lugar, mi lugar” lo que me llevó a abrirlo, ahora hay que tratar de sacarlo adelante.

—No vamos a poder. Seguro es ese tipo de cosas que marchan por un año más o menos y después quedan abandonadas por alguna otra actividad.

—Siempre tan negativa. Hay que ponerle ganas. Vamos a tratar de llevarlo adelante la mayor cantidad de tiempo posible. No me vengas con tu mala onda.

—Disculpen… ¿puedo opinar?

—No.

—Claro, adelante.

—¿Y qué pasa sin nadie viene a leer? Tal vez vienen, pero no les parece bueno. Tal vez no somos una buena escritora y mejor dedicarnos a otra cosa.

—Para eso es el blog, para que nos conozcan, den una crítica constructiva sobre lo que hacemos y así poder aprender.

—Pero… ¿y si nadie comenta nada?

—Prefiero que no digan nada a que vengan con una crítica “destructiva”.

—Todas las críticas sirven para aprender.

—Vamos a terminar enojadas.

—¿Y si terminamos deprimidas?

—¡Basta!, se callan, sean pacientes y pónganse a escribir. No quiero escuchar una sola palabra más.

—¡Yo todavía no dije nada! Estoy re nerviosa, y emocionada y no sé qué puede pasar pero… ¡Ay! No sé… siento que algo bueno va a salir de todo esto, y vamos a conocer gente y vamos a escribir un montón y… y… eso: que estoy re nerviosa y no se me ocurre nada más para decir.

—De acuerdo ¿alguien más tiene algo para decir?

—Que hable ahora o CALLE PARA SIEMPRE.

—Yo. Quería decir que a mí no me gusta el diseño del blog. La mayoría de los relatos hablan de muerte, o cosas deprimentes y el blog tiene fondo “blanco” y está lleno de ¿pajaritos?

—Bueno, basta. Es lo que hay. Blogger no es un mar de opciones y no soy buena buscando y poniendo plantillas de otros lados. Se conforman.

—Ni siquiera tiene los botones de Facebook o twitter.

—Es lo que yo decía, esto no está como para publicarlo.

—No…, me parece que vos dijiste que esto era un delirio ¿no es cierto?

—¡Basta de delirios! ¡Acá la única opinión que cuenta, es la mía!

—Por eso digo que esto no va a terminar bien…

—Yo no estoy segura.

—Pero yo sí, y entusiasmada, y ya quiero hacer cosas, y escribir y

—Y yo me voy a mi rincón, no soporto más toda esta manga de delirantes parlanchinas.


Es cierto que no estoy segura de que esto sea una buena idea o de que me vaya a ir bien. También estoy temerosa y excitada a la vez. Debo reconocer que la mayoría de mis escritos son un poco oscuros y que el diseño es demasiado sencillo para tanto delirio, pero algo va a salir.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Quiero conocer tu opinión. Mándala por aquí, por facebook, twitter, email a gorelia@live.com.ar, o como te quede más cómodo, la esperaré...