sábado, 9 de mayo de 2015

Degradación

Entre los delirios de la droga, rendidos a su propia degradación... ¿cuán bajo se puede caer?




Hola queridos lectores. Gracias por pasarse por aquí a leer los delirios que escribo. Realmente significa mucho, mucho para mí.
También debo agradecer a otros blogueros y escritores que se enganchan en mis delirios y me acompañan a escribir.
Esta vez, un agradecimiento especial a Ccorchuelo de Confesiones de un... escritor en proceso, que se ha ofrecido para compartir esta sección que podrá llamarse "Te relato una canción" o "Cambio canciones por relatos" o "Relatos musicales" (ya gente, hay que ponerle nombre a esta sección).
Como parte de este desafío, yo le dí la canción Un millón de cicatrices, de El canto del loco
Él ya ha publicado su relato, titulado "Un millón de cicatrices", los invito a que sigan el enlace y pasen a leerlo porque es muy bueno.

Bien, como parte de este reto, el colega Ccorchuelo me dio para escribir Smell like teen spirits de Nirvana.
La canción tiene mucha fuerza y es de esas en las que te pasas gritando todos los "hello" del estribillo mientras muestras tu destreza con una guitarra o batería de aire. 
Pero, ¿alguna vez han prestado atención a la letra? Es muy difícil encontrarle sentido. De hecho, me parece que el difunto Kurt Cobain estaba demasiado drogado cuando escribió la canción y de hecho, de eso se trata más o menos todo.
Había allí mencionados algunos personajes y situaciones, pero el fantasma de la droga estaba presente en cada palabra.
Buscándole la vuelta a la letra, para poder hacer una historia que no sea demasiado surrealista y a la vez, que tenga que ver con la letra de la canción, decidí tratar de adivinar en qué carajos estaba pensando Kurt Cobain cuando la escribió. ¡Adivinen qué puede uno encontrar en la mente de tan perturbado personaje!
Como todo lo que puede haber habitado en la cabeza hundida en la depresión, la historia salió oscura y rara, muy rara. 
No entiendo porqué rayos la canción se llama "Huele como a espíritu adolescente", no le veo sentido, como a la mayoría de las estrofas de la canción, por esto es que el relato tiene el título que realmente le va, aunque también pudo haberse llamado "Cayendo tan bajo..."
Disfruten del relato, aunque espero no herir suceptibilidades. O quizás, ya deba pedir disculpas anticipadas por su contenido... <:(

Degradación

Tres jóvenes amigos aspiran rayas blancas sobre un cristal.
Sus rostros se desdibujan bajo el peso de su depresión y de su propia degradación.
Uno de ellos, tiene el pelo tan rubio que parece blanco. Lo apodan “Albino”, y acaba de asegurar los cargadores de sus pistolas, para colocarlas en la parte de atrás de su pantalón.
Otro de ellos, apodado “Mosquito” por su extrema delgadez y baja estatura, se mueve rápido y nervioso, mientras carga un botiquín con sus químicos y utensilios.
El “Mulato” es el que va a conducir. Él solo toma las llaves de la camioneta y espera a que todos estén en su sitio para partir por la solitaria calle empedrada.
Las sombras engullen la camioneta. Transitan con las luces apagadas, para que no los descubran desde lejos. La oscuridad les es más segura. Monstruos asechan en las figuras borrosas de los árboles al costado del camino. Las apariciones desgarran sus mentes, los ahogan más que los fantasmas de la vida diaria de los que estaban intentando escapar. ¿Cuáles eran? Ya no están. Y sin embargo, sienten que caen cada vez más bajo.
Llegan a una granja, en el que Liby los espera ansiosa en el destartalado granero. Se plantan ante ella como grandes autoridades, demando lo que fueron a buscar. La llaman “Libido”, porque es lo único que buscan en ella y se satisfacen a cambio de hacerla bajar, de hundirla en la oscuridad en la que le gusta ocultarse.
Ella pone música, lenta y viscosa. Comienza a bailar en una parodia de sensualidad, torpe y temblorosa. La melodía los envuelve en gasas de colores dulces. Han ido para ser entretenidos, debe esmerarse para ellos. Tiene que darles todo lo que sabe, lo que es.
En su epiléptica danza, se dobla el tobillo y cae de costado, lastimándose el codo. Llanto de dolor físico y humillación brotan de su pecho en un quejido agudo.
Albino comienza a reír de forma histérica, se toma el estómago y se dobla al medio. Lágrimas saltan de sus ojos. Se siente estúpido, pero no puede parar. Cae al suelo preso de sus carcajadas, sin aire. Pero no puede parar.
El mulato no le encuentra la gracia, no comparte su estupidez. Él no se está entreteniendo ni es capaz de reír, está muy lejos de la alegría, o de fingirla. Está por debajo de cualquier sentimiento, allá en lo profundo.
Se desprende el cinturón y Liby comprende que debe quitarse la ropa. 
Han ido por entretenimiento, no podrá dárselos con el tobillo roto. Algo más deberá hacer. Solo desearía que le dejaran consumir primero, para poder dejarse llevar, no sentir, no sufrir. Quiere flotar suavemente a las profundidades de sus sueños destruidos, pero sin soñar.
A Mosquito, eso en realidad no le importa. Lleva en su botiquín toda la diversión que puede pedir. Prende el calentador, escoge sus juguetes, ata su brazo: entra la jeringa. Se deja caer en el pozo de su inconsciencia, disfruta que lo arrastre la oscuridad.
Cuando ya todos tienen lo que quieren, ya no hay risas, gemidos o llanto. Cada uno se siente feliz en su propia prisión oscura. Negándose a reconocer que están perdidos. Creyendo que lo dejarán cuando ya no sea divertido. 

¿Hola? ¿No se dan cuenta cuán bajo han caído?



6 comentarios:

  1. Dios, en serio me ha encantado y amo por completo tu forma de escribir. Ojala pueda alcanzarte en algún momento. Es increíble en serio *.*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hayves, me alegra que te haya gustado. La verdad es que tenía un poco de miedo de que resultara desagradable, por la forma de tratar el tema.
      Me pasaré por tu blog y me leerás en los comentarios.
      Gracias por leer y comentar.

      Eliminar
  2. Me encantó. Es increíble. Escribes d manera excepcional, me ha gustado mucho. En cuanto pueda paso el link en mi blog. Me encantó trabajar en este desafío =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usar canciones (su melodía, video y letra) es una forma maravillosa de inspirarse a escribir relatos. Es mi musa favorita.
      También me gustó trabajar contigo. A ver si más adelante inventamos alguna otra cosa. ;)

      Eliminar
  3. Hola, he venido a dejarte un comentario. ^^
    Se te ha olvidado poner el acento en «lágrimas», pero salvo ese detalle, creo que no he encontrado ningún otro fallo. Con respecto al tema de texto, me ha dejado un sabor muy agrio. Me ha gustado, pero supongo que el tema de las drogas es lo que tiene. Me gusta que utilices frases cortas porque le das más intensidad al relato. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Editado. Muchas gracias Sun.
      Ya que deje sabor agrio o amargo, por el tema que trata, es (en la cuestión de la escritura) algo bueno, porque refleja que ha provocado algo en el lector. Peor sería que no te produzca nada y se sienta así como desabrido... eso sería malo.
      ¡Pero bueno, que la canción no se prestaba para otra cosa!!!
      Gracias por pasar a leer y comentar.

      Eliminar

Quiero conocer tu opinión. Mándala por aquí, por facebook, twitter, email a gorelia@live.com.ar, o como te quede más cómodo, la esperaré...