viernes, 30 de octubre de 2015

Listas #2: Mis temores más profundos.

Hola soñadores. 
Estos días, con las vísperas de Halloween, me he puesto a leer muchas historias de terror de lo más variadas. Me han hecho reflexionar sobre mis temores más profundos.
Algunos son muy comprensibles, otros son más bien rarezas mías. 



En esta entrada especial de Noche de Brujas, les traigo la segunda Lista para este blog. Para que me conozcan un poco más y para que en los comentarios me permitan conocer un poco más de ustedes. Sepan que no me asustan los insectos, las serpientes, los fantasmas, o la oscuridad, pero estas otras cosas, sí que me provocan pesadillas. 

El frío


Solo pensar que voy a pasar frío, hace que cambie de planes. No conozco la nieve y no estoy expuesta a las bajas temperaturas porque vivo en una región subtropical. Pero me disgusta tanto el fío que no salgo de noche a menos que sea verano, cuando tengo que ir a trabajar me pongo muchas capas de ropas. Si paso frío soy capaz de llorar, y si además estoy mojada, puedo llegar a temblar tanto que me literalmente me paralizo. No pienso, no camino, no hago nada más que tiritar… entro en shock.

Electricidad


Parece tonto, pero le tengo temor a las corrientes, por mínimas que sean. Me pasó que durante los días de invierno usaba un sacón de paño que juntaba mucha electricidad estática, así que cada vez que me bajaba del auto, me daba una pequeña descarga, como un piquete. Horrible. Quedé acobardada. Hasta ahora, que ya no uso abrigo, toco el auto con desconfianza y miedo. Soy incapaz de poner mis dedos sobre un enchufe o interruptor de la luz en dudosas condiciones. Mucho menos tocar un cable deteriorado, por más que no llegue a estar pelado. Me he quedado de a pie, porque se ha descargado la batería del coche y no me he animado a tocarla para cargarla… 

Las explosiones


No me refiero a los fuegos artificiales de las fiestas, sino a algo más extremo, algo que solo surge en mis pesadillas. La onda expansiva, el golpe, el calor, sentir a mi propio cuerpo desmembrarse en un estallido. Muchas veces estoy soñando que voy caminando y piso una mina, o me tropiezo con una trampa, hay una explosión y automáticamente me despierto.

Caer


Las alturas me dan vértigo, pero solo cuando caigo. Odio las montañas rusas y nunca he podido disfrutar de una tirolesa. Me encantaría poder hacer Ala Delta, pero siento que mi corazón va a parar de latir en cuanto mis pies se despegan del suelo y comienzo gritar “¡ME QUIERO BAJAR!”

Perder el control


Quedarme sin frenos cuando voy conduciendo. Me ha pasado ir por la autopista durante una tormenta, donde apenas si se veía algo y pensar que voy a salirme del camino y chocar. Me pasó una vez salirme de la ruta y caer en una zanja llena de agua. Pero también tengo ese miedo en la ciudad, cuando voy en una bajada, en una calle llena de gente. He tenido pesadillas donde me quedo sin frenos y el auto queda totalmente fuera de control y atropello a otras 

A ser atacada


Eso es algo normal. Un miedo que todos debemos tener y sobre todo las mujeres. No porque seamos más vulnerables, sino porque los violadores prefieren atacar mujeres, así que eso nos convierte en presas. Es lamentable y terrible, pero es una realidad. Tengo una manía, casi un tic, que es subirme al auto y comprobar que no haya nadie en el asiento de atrás.

La maldad


La maldad sin razón, sin conciencia o por pura diversión. Es un concepto ámplio y abstracto. Eso incluye a los brabucones que hacen bulling en las escuelas por el solo gusto de tener alguien de quien reírse, y se hace extensivo a los imbéciles que torturan animales porque no tienen nada que ver en la tele. Pero hay algo peor y son esas personas llenas de ira que no racionalizan su enojo y se creen con derecho a desquitarse de la forma que sea. La persona que cree que tiene derecho a la violencia, es tan peligrosa como aquella a la que no le importa nada. Quien no tiene temor a las consecuencias, no tiene un freno moral o cultural, es una amenaza en potencia. Esa maldad con la que no se puede razonar, me persigue en mis pesadillas, pero también la he llegado a ver en mi trabajo y es aterrador.

Mi pesadilla más monstruosa, es en la que voy conduciendo y alguien que está sentado en el asiento de atrás del coche, me clava sus uñas en los hombros, impidiéndome mover; pierdo el control del auto y voy en bajada por una cuesta, atropellando a una multitud que se atraviesa en la calle hasta que llego a una curva, pero no puedo doblar así que me salgo del camino, rompo la baranda y caigo al vacío, con vehículo y todo, hasta que doy con el río, los cristales estallan, el agua helada llena el interior del auto y no puedo salir, ni moverme, ni respirar…

Uf… se me ha acelerado el pulso de solo imaginar la escena para escribir esas líneas.

¿Tienen alguno de esos temores?
¿Le temen a alguna otra cosa?
¿Tienen alguna fobia extraña?
¿O son de temerle a cosas más mundanas como los zombis y vampiros?


4 comentarios:

  1. Oh, este top me ha hecho reflexionar sobre mis miedos más profundos... Algunos aparecen acá, como la electricidad, las explosiones y ser atacada o secuestrada. Otros son similares, como mi miedo al fuego. También, si bien me apasionan las tormentas, no puedo evitar cerrar los ojos ante la luz de los relámpagos (sólo la luz me asusta, el sonido del trueno me encanta).
    Le tengo fobia a la sangre, y si veo mucha, mis reacciones van desde temblar y llorar hasta incluso vomitar o desmayarme.
    Y después vienen miedos más tontos, como el miedo a la vejez, a procrear, a que me operen o me roben un órgano y cuestiones similares que tengan que ver con lo gore.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento decirte, que según sé, ya te operaron y te robaron un órgano. ¿Sabés acaso dónde está tu apéndice? Muejejejeje.

      Eliminar
  2. Hola!!
    Muy interesante la entrada!! Uff.. yo si tviera que hacer un escrito juntando mis miedo como hiciste vos, no creo que sobreviva jeje Te aseguro que no te gustará donde vivo, ya que hace mucho frío y en invierno (y no tan invierno) nieva.
    Yo le tengo miedo/pánico/terror a las arañas.. si se escapa y no la matan me largo a llorar y no me muevo hasta superar el trauma. Después también me dan miedo los ruidos fuertes.. todo bien mundano jeje pero hubo una época en que era adicta a Slenderman y Jeff the Killer (Creepypasta) y llegué a ver la estática que provoca Slenderman y el miedo a irme a dormir y al cerrar los ojos escuchar "Go to sleep".. pero esos son delirios míos jeje

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja... sí, sé de varios que se quedan muertos del insomnio con Creepypasta. Me parece un miedo justificado.
      Gracias por pasarte y dejar un pocos de tu miedo/pánico/terror...

      Eliminar

Quiero conocer tu opinión. Mándala por aquí, por facebook, twitter, email a gorelia@live.com.ar, o como te quede más cómodo, la esperaré...