viernes, 29 de enero de 2016

Reseña: Cartas de amor a los muertos, de Ava Dellaira



Reseñas para futuros escritores, porque para aprender a escribir hay que leer, leer, leer y leer. "Lee sobre todo a los grandes, para imitar sus patrones y talento. Lee un poquito a los malos, para reconocer sus errores y aprender de ellos. Lee ficción, lee ensayo, lee sobre el acto de escribir."

Título: Cartas de amor a los muertos


Autora: Ava Dellaira 


Editorial V & R 


344 páginas


Sinopsis: 

“Las cartas son la llave para que Laurel pueda encontrar su propio camino en la vida. Todo comienza con un trabajo para la clase de literatura: escribir una carta a una persona muerta. Laurel decide escribirle a Kurt Cobain, quién murió joven como May, su hermana. Luego de la primera carta, ya no puede detenerse, y escribirá otras a Janis Joplin, Amy Winehouse, Jim Morrison y Heath Ledger, entre otros personajes famosos. Sin embargo, no le entregará ninguna a su profesora. Laurel escribe sobre lo que le pasa: cómo se siente empezar en otra escuela, lo difícil que es forjar nuevas amistades, cómo es el primer amor o vivir con padres separados y, lo más importante, escribe sobre la muerte de May. De esta manera, comienza a relacionar las cosas que compartió con su hermana y sus experiencias personales, con las vidas y las muertes de estos íconos. Solo de esta forma, Laurel podrá comprender qué le sucedió a May la noche en que murió y solamente así podrá verla y recordarla como la persona que siempre fue: adorable, asombrosa e… imperfecta."


Hola soñadores. 
Les cuento que he regresado de mis vacaciones y tuve la suerte de poder visitar a mis amigas de la revista Huellas de tinta y también aproveché para saquear su biblioteca. Muejeje...

Traje muchas historias que estaban en mi lista de pendientes, así que tengo lectura para rato. Como este libro fue cedido a la biblioteca de Huellas por V & R Editoras, gracias a esta editorial por el ejemplar.

Esta es la primera novela de la autora estadounidense Ava Dellaira, y eso es impresionante. Vino a la Argentina el año pasado y es una pena que para ese momento no hubiera leído el libro, porque ahora muero por tener mi propia copia y con una dedicatoria suya.

Me resultó una historia profunda, cruda y emotiva. Me golpeó muy fuerte en lo personal. Trataré de analizarla y reseñarla de forma objetiva. 
Es una de esas historias con el tipo de narrador por la que tiene que ir directo a mi colección de novelas contadas en forma especial

La Historia: intento de resumen de la trama y el argumento

Como leyeron en la sinopsis, la historia se centra en Laurel, una chica de 14 años que ha perdido trágicamente a su hermana May. Habla de su cambio de escuela, las nuevas amistades, el primer amor… cosas de adolescentes, sí, pero también toca muchos temas fuertes. 

El duelo por su hermana y los recuerdos de su infancia juntas, son el hilo conductor de la historia. En él se tejen el divorcio de sus padres, que su madre la haya abandonado y las turbulentas experiencias a las que se avienta para tratar de ser como su hermana. No quiere dejarla ir. No se encuentra a sí misma sin ella.

Relatos sobre alcohol, drogas, abuso sexual y violencia se mezclan entre lo que está viviendo, los recuerdos y las historias de esas personas famosas que murieron jóvenes y también de forma trágica. Busca una relación entre ellos, su propia vida y la de su hermana.

Al principio son cartas de admiración, donde la música, la poesía o algún recuerdo concreto, son el nexo entre el destinatario de la carta y su propia experiencia. Más adelante, esas cartas van evolucionando, entrando en la vida de estos personajes, todos ellos con pasados difíciles, y ahí encuentra sus analogías. Sus muertes también empiezan a ser un tema recurrente en las cartas. Laurel necesita comprender la vida y la muerte de su hermana, lo que es algo jodidamente difícil. Tanto para ella, como para el lector, incluso para mí misma que intento hacer un resumen de la historia. Atraviesa tantas etapas, tantas formas distintas de ver las cosas, que merece un análisis, no un resumen.

Estructura

La historia está compuesta por 66 cartas escritas a muy diversos personajes:
+Kurt Cobain (cantante de Nirvana, quien se suicidó a los 27 años). 
+Judy Garland (actriz y cantante protagonista de El Mago de Oz, quien murió a los 47 años por sobredosis de narcóticos). 
+Elizabeth Bishop (distinguida escritora y poetiza que murió a los 68 años por un aneurisma). 
+Amelia Earhart (primera aviadora mujer en intentar dar la vuelta al mundo. Su avión se perdió en el océano Pacífico durante esa travesía. Tenía 39 años). 
+River Phoenix (actor famoso en la década del 80, que murió a los 23 años por sobredosis). 
+Janis Joplin (cantante de rock y blues de los 60s, con una poderosa voz, que fue hallada muerta a los 27 años, al parecer, por sobredosis de heroína). 
+Jim Morrison (cantante de The Doors, que murió de un paro cardíaco en una bañera, en circunstancias extrañas y con solo 27 años). 
+Amy Winehouse (quien también murió a los 27 años, por mezclar drogas y alcohol. Era una cantante muy intensa). 
+Hearth Ledger (el actor que murió luego de interpretar su papel de El Guasón o The Jocker, en Batman el Caballero de la Noche. Tenía 28 años). 
+Allan Lane (actor de los años 50s, conocido por poner su voz al caballo “Mr. Ed”. Murió a los 64 años, a causa del cáncer). 
+E.E. Cummings (brillante escritor y poeta estadounidense, que murió a los 67 años, al parecer, por causas naturales). 
+John Keats (poeta inglés del siglo XVIII, que murió a los 25 años por tuberculosis).

Los destinatarios se suceden y repiten varias veces, dependiendo del recuerdo que quiera contar Laurel en ese momento. Hay muchas canciones que sirven de disparador para las cartas. 
Por suerte, alguien en YouTube tuvo la idea de hacer una lista de reproducción con las canciones que se van mencionando en el libro. No están todas, porque las de la película del mago de Oz y otras de los años 50s son difíciles de encontrar, pero es una muy aproximada y la estoy escuchando mientras hago esta reseña.
Puedes escucharla siguiendo este enlace.

Tiempo y voz de narración

Podría ser simplista y decir que está narrada en primera persona, tiempo pasado, pero eso sería faltarle el respeto a la brillante labor de la autora.

Son cartas, así que la voz predominante es la de la primera persona: Laurel, pero también tiene al destinatario y cuando se refiere a la vida de él o ella, le habla directamente en segunda persona.

El tiempo también varía: cuando empieza la carta suele ser en presente, porque es lo que le sucede en ese momento, el impulso para escribir esa carta en particular. Luego se remonta a lo que sucedió ese día, un pasado cercano bien detallado. Además, en la mayoría de las cartas suele ir más lejos, a lo que le había sucedió a su hermana o a ella en su infancia, incluso aún más allá, a la vida de ese/a destinatario/a de la carta.




“Querida Amelia Earhart:
La feria es exactamente igual a como la recuerdo de mi niñez (…) Natalie y Hannah deseaban subirse a una atracción especial que costaba más dinero, en la que te sujetaban a un arnés y luego te dejaban caer desde una altura considerable. (…) Pensé en ti y en tu valentía a la hora de volar. También en el coraje que infundías a los que te rodeaban. De un momento a otro, las tres nos encontrábamos sujetadas al mismo arnés.”

Contrario a lo que puedan imaginarse, no es confuso, porque está bien escrito. 
Elaborar semejante juego de tiempos verbales y personas gramaticales, eso sí que debió ser todo un reto.

Lo que me dejó esta historia como aprendizaje

Esta es la parte en la que les cuento lo que me dejó este libro para aprender a ser una escritora. 
Se suponía que me iba a explayar sobre la novela epistolar, o al menos eso era lo que tenía planeado al empezar a leer la historia… pero… ¿quién carajos puede ponerse a pensar en ello después de que ese libro me destrozó el alma?

La historia de Laurel me ha golpeado con fuerza, porque encuentro en ella muchos puntos en común. Es trágico verlo de lejos en un libro y a la vez saber que todo eso podría ser aterradoramente cierto. Y no me refiero a lo de los padres divorciados y a la madre yéndose a vivir a otra ciudad, no. Eso es solo el comienzo.

¿Saben qué es lo que realmente aprendí?

Que soy como Laurel, sigo sentada al borde del abismo, sin animarme a hablar, por miedo a perder la paz. Y a pesar de eso aún veo a mi hermana entre los rieles en una eterna caída. 
Al igual que Laurel sigo en busca de una identidad propia, usando dos nombres distintos, dependiendo de con quién esté hablando, en qué situación, por miedo a no ser lo que los demás esperan, a decepcionar, a quedarme sola…

En algunas ocasiones, la enseñanza personal que puede dejarte un libro, va mucho más allá de lo literario.

Si he de rescatar al menos una idea educativa en esta historia, es que debo leer más poesía. Que la poesía es, además de una compañera fiel, una profunda fuente de inspiración.
Me encantaría leer a Bishop, ¡a Cumming! y tantos otros poetas anglosajones, pero no puedo leerlos en inglés y no confío en las traducciones. ¿Cómo sabe el traductor que era eso lo que el poeta quiso expresar? ¡Es tan subjetivo!
He leído a muy pocos poetas de habla hispana. Clásicos como Bequer, Alfonsina Storni del posmodernismo. Contemporáneos, solo los fantásticos poemas de mi amigo Uriel.

En fin… por aquí me quedo, juntando los pedazos, escuchando Nirvana y tratando de conseguir una copia que pueda marcar y guardar para siempre (a ésta tengo que devolverla).



Sobre la autora: Ava Dellaira creció en Albuquerque, Nuevo México. Asistió a la Universidad de Chicago y al Taller de Escritores de Iowa, después de graduarse se mudó a Los Ángeles con aspiraciones de convertirse en guionista, y tuvo la suerte de conseguir un trabajo para Stephen Chbosky; que le animó a escribir una novela. Actualmente reside en Santa Mónica, en un apartamento del tamaño de una caja de zapatos pero con vista al mar. Trabaja de guionista mientras escribe su segundo libro.

¿Han leído el libro?

¿Qué les pareció?

¿Qué poeta de habla hispana me recomiendan?

2 comentarios:

  1. Me encanto la reseña, se nota que lo amaste un montón. Me gustó mucho el libro a mi también y es como para reflexionar un largo rato. Si recuerdo bien, llore como una desgraciada, y me había propuesto no llorar. Miles de saludos

    ResponderEliminar
  2. No sé si será amor o fascinación, pero me pegó muy fuerte. Sí que da para reflexionar sobre nuestras propias experiencias (si te ha pasado algo similar), valorar los acontecimientos, comparar, reaccionar y después volver a leer el libro, a ver si una misma a evolucionado respecto a la primera vez que lo leyó.
    Saludos. Gracias por comentar.

    ResponderEliminar

Quiero conocer tu opinión. Mándala por aquí, por facebook, twitter, email a gorelia@live.com.ar, o como te quede más cómodo, la esperaré...